lunes, 18 de octubre de 2010

No hay control

Soy experta en esas situaciones en que uno sale a comprar un paquete de kleenex vestido con cuatro trapos y llega muchas horas después a su punto de origen, y por el camino ha comido empanadas, le han medio convencido para ir a un garito y lo mejor de todo, vuelve a casa con 500 gr. de remordimientos en escabeche.
Qué fácil soy de convencer. El sábado por ejemplo a punto estuve de acabar intoxicada, etílicamente hablando, y ser tele transportada a un garito de perdición. Tuve que decir las cosas por su nombre y presentar mi campaña No quiero arrastrarme con los crápulas. Como venganza, se me acusó de rancia y de ir a tomar chocolate con las viejas. Pues sí. Estoy harta de las resacas inmundas que me ponen de muy mal humor.
Y si el sábado puede plantarme, ayer, así, de la nada me tomé 7 cañas, con lo que certifica que las personas somos seres complejos e inesperados. Cuando dije orden, sucedió el desconcierto y cuando pensé encierro, sucedió el desmadre.
Amigos, no digáis lo de las aguas y las fuentes, porque siempre hay un elemento sorpresa que desbarata todas nuestras previsiones y acabamos envenenados con nuestras propias medicinas.

1 comentario:

Cristina dijo...

Hola

Me llamo Cristina soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si estás de acuerdo. Házmelo saber a cristina.cister@hotmail.com

Suerte con tu web! :)
Cristina