miércoles, 25 de agosto de 2010

Gracias a Weekend Vampire

Todo me parece menos duro. A pesar de haberme pasado tres días en la pony cama dando más vueltas que un molino, bebiendo agua para parar un tren, ingeriendo extraños preparados químicos que me han dejado el cutis fa-tal...y hoy, ya resucitada, cantando las maravillas de la vida hogareña sueca. Summer is over.
En fin. Qué contar del verano y sus maravillas: entierro de relojes, celebración constante de la vida, gritar por la calle, fotos en las esquinas, visitas inesperadas y bromas espontáneas para cada ocasión.
No quiero caer en un agujero de grietas y perdición. Disciplinaré de nuevo mi pequeño cuerpo de soldado y su correspondiente mente y respiraré hondo. Y escucharé bonitas canciones mientras busco nuevo objetivo cotidiano.
Si habéis vuelto de las vacaciones escribid vuestro nommbre en la lista, si no entenderé que me toca jugar de nuevo sola en el patio y en ese caso me aburriré, cogeré un puñado de tierra y os lo tiraré en la cara. Creo que todavía tengo algo de fiebre.

6 comentarios:

Tiriti dijo...

Aquí estamos de nuevo al pie del cañón...

¡¡¡¡sgdfhshsdhshhshsdhsd"22@@@@@&&&&!!!!

Pink pony dijo...

Bien almirante Tiriti! Cómo le fue por los bosques navarros?

Tiriti dijo...

Me fue genial, buen tiempo, tranquilidad y buena comida.

Y todo muy bonito, la verdad merece la pena.

¿Y a tí por aquellas lejanas tierras?

Pink pony dijo...

No tengo palabras. Si os portáis bien habrá disertaciones sobre misiles y pepinillos en conservas :) La verdad es que me pareció coronar el Polo Norte por el exotismo.

Bruno Valero dijo...

Yo estoy concluyendo un año sabático, pero el verano me trató genial. Me divirtió leerte :D

pink pony dijo...

Me alegro :) Leer este blog alarga la vida y además tiene propiedades anti arrugas ;)