jueves, 19 de junio de 2008

Me parece que estás desorientada

Corren tiempos turbulentos para casi todo y todos. Ayer me quedé con cara de pan plastificado cuando se me desmagnetizaron, si es que existe el verbo, las dos tarjetas de crédito. Te dan el juguetito y luego si se rompe te aguantas y haces la pataleta en la esquina. Finalmente voy hoy a enmendar el asunto y me encuentro con una empleada de esas que no deseas que sea ni tu vecina, ni tu amiga ni tu cuñada. Le expongo la situación, va diciendo que sí a todo mientras repiquetea a la velocidad del rayo no sé qué datos y todo lo que sabe sobre mí en el teclado. Le digo que mi oficina está lejos y que nunca llego a tiempo y si me podía dar las tarjetas nuevas en esa oficina que está cerca de donde trabajo. Creo que el mensaje es claro. Después de varias firmas y caras de sargento me dice, vale, a partir del martes puedes ir a la oficina tal que está lejos a recoger tus tarjetas. Me quedo con cara de pasmo y le digo que ha habido un malentendido o qué. Paralelamente ya me empiezo a calentar/ cabrear por tener que aguantar a esta gentuza que encima tiene mi dinero. A mí este personaje que trabaja con música de Phil Collins de fondo no me da ninguna pena y lo mínimo que podía hacer por sus pringados clientes como yo es ser amable. Estoy harta de que me ofrezcan tarjetas de crédito con la coletilla de que nadie se va a enterar, como si tuviera un marido guardián que controlara mis ingresos y me obligara a amasar tartas. En fin, he tenido mil imágenes por segundo en mi cabeza y creo que mi cara lo ha reflejado. La tipa me suelta: creo que estás desorientada. Y yo pienso, mira, no me toques los huevos mala mujer que estoy harta de gente como tú, que no entiende nada, sólo sus formularios y salvar su propio culo. Resumen, quemad las tarjetas y volved a cambiar gallinas y burros por túnicas. Necesito holidays ya y no hablar con cajeros de banco nunca más.

7 comentarios:

luis dijo...

sabes lo que duele? que la tipa, encima, va a tener razón: estás desorientada.

jajaja

Pink pony dijo...

No hace gra-cia grff

Anónimo dijo...

menos mal que el sabado vamos a retozar entre mierdas de vaca y terneritos...

Love you sooo much, my dear pussycat,
tu tigre de Gales.

Pink pony dijo...

dejemos esta ciudad de modernas y vayamos a las entrañas del mundo, por Dios.

una desatada dijo...

mutantes de cabezas retorcidas, ¿dónde está su centro?

Pink pony dijo...

no la tienen, mujer......

luis dijo...

va a ser que necesitas un gps emocional