lunes, 7 de junio de 2010

Hoy en el mundo

En un día como hoy hace unos años, aparecí por este planeta. Normalmente esperaba los cumpleaños con gran algarabía y casi me hacía pis en la cama de la emoción. Este año, en cambio, ha llegado el día como el que ve un pastel de nata en el mostrador: bonito, impertérrito, otro más. Ayer tuve un leve descalabro tecnológico, que supongo que ha repercutido en mi sueño de alguna manera.
Hace tres días hacía las paces comingo misma y me parecía todo perfecto. Hoy veo algunos episodios como un inmenso Himalaya que tengo que abordar en chancletas.
En fin, nada es tan tremendo como parece.
Y para no perder la fe, este fin de semana creamos furor en las pistas de baile locales, acabé un libro del año pun que tenía empezado y saqué las sandalias a pastar.
¡Larga vida a los momentos dorados y de purpurina!