lunes, 28 de junio de 2010

Ser heavy es la ostia

Quería ir al cine y oh, me sentí como una abuelita en una tienda de skates: no entendía nada: cine experimental francés, desamores americanos y poco más. Hice mi llamada de emergencia y me recomendaron Anvil, un documental sobre una banda de heavys. Como a estas alturas de mi vida todo me parece muy bien, ya sean jugadores de golf o coleccionistas de sellos, dije, no pierdo nada.
Y bueno: me encantó. Unos heviatas con un corazón del tamaño de una sandía, atrapados en un sueño, unas mujeres rubias de bote comprensivas, hijos que se saben las canciones de sus padres y bailan como posesos y bueno, un poco de todo.
Creo que tendrían que proyectar esta peli por las calles, en las fachadas de los edificios, en los semáforos, para despertar a la gente de su letargo conformista. Si tienes un sueño, cojones, lucha por él. Vive y respira, no duermas, búscate compañeros de viaje y hazlo. Anvil me inspiró y culminó mi ciclo de señales de que quien la sigue la consigue. En fin, cuando veas a un heviolo, mira más allá de su cabellera, porque seguro que te sorprende. Como todo en esta vida.
Ala, ya que estáis despiertos, disfrutad de este lunes-calefacción.

4 comentarios:

confusedinbarcelona dijo...

si no saps que veure al cine et recomano La vida empieza hoy!
una ex heavy

pink pony dijo...

anoto. Mira la dels heavys perquè és LO MÁS!!

MR ENDRINAS dijo...

YO VOY A IR A VERLA MASCONVENCIDO

pink pony dijo...

ya me contarás!!