lunes, 7 de julio de 2008

Noche blanca, uña negra

Lo mejor de este post (ya os aviso), será el título. El tan sugerente título de noche blanca no hace referencia a ningún evento erótico-festivo, muy a mi pesar, sino la adaptación patria de las nuits blanches europeas, donde los museos abren hasta tarde y gran parte de la masa se reconcilia con la palabra cultura. Esto sucedió el sábado en Barcelona, pero si una cosa tiene la edad es que reafirma mi odio a las aglomeraciones. Y sí, la ermitaña mayor odia los eventos de grandes grupos festivos y regocijados en su condición de grupo festivo. No me gustasn las kermesse que monta el ayuntamiento. No quiero hacer equitación por la noche en una montaña llena de calenturientos, ni una carrera de 1000 metros ni ver West Side Story con un grupito de enrollados ni ver a Duchamp con tres mil cabezas a mi alrededor. No no no. Viva la Winehouse. En fin, deben ser los calores estivales o simplemente un momento de amplia negación de varias cosas (ya detallaré otro día). Por cierto, lo de la uña negra viene de que estrellé el pie de mi amiga con la moto contra una pilona. Lo siento mona, te hice la pedicura gratis. Y sonó tan clong que ya me veía en algún hospital contando nuestra vida, en una noche en blanco. Estoy tan hipersensibilizada que ayer lloré al ver a Tony Soprano entubado. Ninguna acción buena quedará impune, dicen. Lo podemos hablar también.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No puedo creer que intuben a Tony soprano, estoy mal... (aún voy por la cuarta temporada) Creo que si muere... ¡voy a enfadarme con todos los guionistas y productores del mundo! aunque a ellos les de igual. Mi hermano, que no tiene ni mejor ni peor criterio que cualquiera, me dijo que la noche blanca esta fue una mierda. que lo sepas.
Tu lectora anonima

pink pony dijo...

Perdón, no diré nada más, pero viendo que este señor no para de jugar con pistolas era bastante lógico que esto pasara. Todas queremos a Tony!