miércoles, 30 de julio de 2008

Ilusión con control

El título lo dice todo. Tírate al mar desde un barranco, pero ten situada en el horizonte la boya más cercana. Haz el bobo tonto por la noche, con las manos cargadas de cubatas, pero no reveles si te gusta el entrecot re-hecho o que todavía sangre. Y sobre todo, no confíes más de la cuenta en los corazones estivales, hambrientos de cumbias y utopías.
Toda esta información está avalada por un comité de expertas que se reunieron el otro día en la Rambla del Raval para ampliar la talla de sus pantalones a base de pizzas argentinas.
Parece que la niña vacaciones asoma la cabeza al final de la semana. ¡Bien! Ahora sólo deseo que los albañiles de la casa de al lado, los del concierto dodecafónico matinal, se vayan todos a Motril a achicharrarse las pantorrillas. Yo por el momento, me tengo que buscar un disfraz para una boda, ojalá se pudiera ir en albornoz, sería todo mucho más práctico, sencillo y elocuente. Seguiré con mi trabajo azaroso. Esta tarde me voy a regalar un helado del tamaño de un pino, porque es el día de Apoyo Mundial a la Chicha de la Zona de la Barriga. See you all tomorrow.

2 comentarios:

ladywave dijo...

Hola guapisima, hacia días que no te leia!!! muy bien dicho señora, nunca hay que confiar de las efervecencia del calor veraniego, aunque por aqui en los canadas de calor nada y de verano menos ya que tengo más trabajo que un chino pelando zanahorias! Eso si en amores ando bien, andaba confusa pero bueno en esta vida siempre hay que escoger! Animo señorita, y pongase bien mona pa esa boda, que puede que sean las hormonas del verano, pero un revolcon de vez en cuando no esta mal!! jejeje! besos

Pink pony dijo...

jajaja, querida, qué risa con la efervescencia! Pásatelo en grande y cóbrate todo el marrón que tuviste antes de marchar. Llegó mamá panchita! ;) Ayer se fue Albita, mucha pena. BESOS C.