miércoles, 27 de agosto de 2008

Dosis de normalidad

Después de los grandes hits de la raqueta y el calabacín, poco queda que contar. Ayer, quizás, mi rutina internáutica se vio interrumpida por la recepción de un video truculento. La historia es que conozco al tío que canta las maravillas de la ensalada de tomate y para pitorreo general, se ha convertido en una celebrity local. Se las daba de filósofo, fotógrafo y maldito. A mí me parecía un rollo de hombre, lánguido y una mala copia nórdica de Espartaco Santoni. Os pongo vídeo para que juzguéis el panorama.
También he visto un gato muerto negro tendido al lado de un edificio, todo muy poético y solitario. Un skater le preguntaba a la del bar que qué hacía. Pues dejarlo ahí, le han respondido. En fin, entre gatos y tomates será mejor que vuelva a mis rutinas taquígrafas. No voy a entrar en el infausto camino de para qué sirve todo esto, porque me he adscrito a la corriente un ladrillo cada día y no pienses más en el enconfrado. Cuando tenga el muro acabado os aviso.

4 comentarios:

Tiriti dijo...

Joder yo quiero trabajar así...navengando por internet y que encima me paguen...y con compañeros tan maravillosos.

Me muero de envidia....

Pink pony dijo...

Bueno, también repartimos collejas y vendemos coches con financiaciones a 60 meses, así como cruceros donde seguro que encuentras al primo de Chiquito de la Calzada y a Maria Teresa Campos :)

luis dijo...

hoy en mi agencia estaban dos discutiendo que porqué habían dejado hacer no sé qué a los trainís, cuando va uno de ellos y dice: "¿pero no te das cuenta que están en 1º de agencia?"

Pink pony dijo...

pue eso...