martes, 3 de febrero de 2009

El método chincheando

Rebuscando en google, me he puesto al día de la vida y milagros de la profesora del postgrado de guión. A parte de ser bastante prolífica, ha escrito capítulos para Barrio Sésamo. Igual ha influido en cómo cojo la cuchara para comer puré de calabaza y apenas me he dado cuenta hasta ahora.
Lo que más envidia me da de entrada es que era amiga de Fernán Gómez y de Berlanga y que quedaban todos juntos para tomar copichuelas y jugar a juegos absurdos donde acababan todos medio peleados. Películas gratis regadas de grandes bufonadas y vino bueno. Fantastique.
Ayer nos soltó que era casi imposible que acabáramos un guión, que era una tarea que requería años. Que se tarda una media de 7 años en dominar la técnica.
En lugar de reducirme al tamaño de una mujer tamaño Polly Pocket y clamar al cielo maldiciendo mi destino, agradecí el consejo y recordé las palabras de mi abuela el día que le pregunté si podía coser una cremallera en un lugar inverosímil (creo que en una zapatilla). Su respuesta fue: esto es muy difícil. Al cabo de un rato lo había acabado de coser y me dijo que tenía unas ideas de bombero.
En fin, supongo que sintiéndote increpado es como se avanza en esta vida. Así que nada, intentaremos cambiar banner por escaleta y seguir vivitos y coleando.
*Canción para pasar el día nebuloso más contentos y motivados, sugerida por la Gran Mariscala

1 comentario:

Sandy Waters dijo...

Esta canción me pone a tres mil!